Este sitio usa cookies, propias y de terceros. Si se continúa con nosotros entendemos que se acepta el uso de cookies. Aceptar Más información

Ventajas de la cadena de distribución

Tema en 'Mecánica' iniciado por bender, 7 Dic 2009.

  1. bender

    bender Forero Activo

    Ubicación:
    Madrid
    Vehículo/s:
    cee'd 1.6 CRDI 115CV Active
    AZ-Motor

    Para saber más y entender mejor la tecnología de nuestro automóvil, trataremos de difundir los aspectos
    técnicos, no de formar mecánicos.
    Distribución, ¿cadena o correa?
    Para que entre la mezcla aire/gasolina en el interior de los cilindros y se produzca la explosión (o gasoil y aire y haya
    combustión sin chispa) es preciso que unas válvulas permitan a la mezcla entrar en la cámara y otras válvulas
    permitan que sean expulsados los gases residuales de la combustión. El movimiento alternativo de estas válvulas es
    reflejo del movimiento de una especie de muescas talladas en el árbol de levas, el cual, a su vez, recibe movimiento,
    sea a través de una cadena metálica o de una correa de neopreno, del piñón del cigüeñal. De modo que es precisa
    una correa o una cadena para que comience el traslado de órdenes desde el cigüeñal a las válvulas. (Ya comprenderá
    que el mecanismo se completa con otros elementos, poleas, empujadores, etc.)
    ¿Correa o cadena?
    ¿Cadena o correa? Pues verá: inicialmente se empleaba una cadena, como las de las bicicletas pero más fuerte, y
    luego empezaron a protagonizar la traslación de esos movimientos las correas no metálicas, fundamentalmente porque
    ocupaban menos espacio y en las culatas de los motores multiválvulas el espacio es precioso. Esas correas, que al
    principio se fabricaban con neopreno, hoy se confeccionan casi todas con nitrilos porque soportan mejor los grandes
    esfuerzos y las altas temperaturas. Además no necesitan carenado en todo su recorrido
    Las correas aparecen por primera vez cuando en el año 1962 un fabricante
    alemán, Glas, que fue adquirido por BMW, colocó una correa de caucho en la
    distribución, desterrando la cadena de eslabones metálicos.
    En cuanto a fabricantes creo que fue Fiat la marca que adoptó este tipo de
    distribución de forma masiva a partir de 1966, año en que la montó ya el Fiat
    124 Sport. Por entonces se advertía que la correa resultaba mucho más
    silenciosa y mucho más grácil y ligera que la pesada cadena metálica.
    En fin, que se puso de moda y pasó a ser empleada por casi todos los
    constructores de automóviles. Sin embargo, las tales correas no ofrecieron la
    fiabilidad que se esperaba de ellas, necesaria para garantizar el
    funcionamiento correcto de todo el bloque motor.
    En caso de rotura imprevista, los daños pueden ser de extrema gravedad; en
    general suelen acarrear la necesidad de cambiar el motor completo.
    Por eso los fabricantes obligan a cambiarla cada equis tiempo o equis
    kilómetros.
    Ventajas e inconvenientes
    ¿Ventajas de la correa? Que no hace ruido y que es ligera. ¿Inconvenientes?: Desgaste inexorable en relación con las
    horas de trabajo del motor (kilometraje); sustitución periódica, por tanto; muy sensible a tensiones irregulares o
    inapropiadas; propensa a la agresión de sustancias como aceites y otras sustancias, etc.
    ¿Ventajas de la cadena? Mayor solidez; casi no requiere mantenimiento; no es necesario reemplazarla
    periódicamente. ¿Inconvenientes? Que es algo más ruidoso que la correa.
    Pero vistos los destrozos que puede causar la rotura inopinada de una correa, todo apunta a que, de nuevo, volviendo
    la vista atrás, recuperemos la cadena en el sistema de distribución de los motores.
    Digamos que Mercedes nunca abandonó la cadena para efectuar la distribución. Digamos también que vista la
    irregular duración y la fiabilidad variable de las correas, alguna marcas han vuelto a la cadena; tal es el caso de BMW.
    El inconveniente del ruido mayor que produce la cadena se puede solventar actualmente con varias soluciones y la
    cadena aumenta las garantías de duración fiable
    A lo práctico
    Las correas tienen un defecto, y es que no hablan ni se quejan, de modo que tal vez sufran agresiones o trabajen
    destensadas o excesivamente tensadas y ningún signo externo es perceptible, ni va a recibir aviso en el tablero de
    instrumentos. Hasta que se rompen.
    Cuando se rompen sucede que el árbol de
    levas se queda atascado, inactivo, quieto.
    Pero el motor sigue girando.
    Por tanto cuando los pistones suban dentro
    de los cilindros, si las válvulas están abiertas
    serán retorcidas e inutilizadas. Y menos mal
    si todo queda en este desperfecto...
    Lo más frecuente es que los destrozos
    impongan la necesidad de cambiar como
    mínimo la parte alta del motor, pero en
    general es el motor entero el que hay que
    sustituir. Y la factura es elevada.
    Nunca se debe sobrepasar la fecha o kilometraje a que el fabricante del coche recomienda sustituir la correa de
    distribución. Si se pasa ese límite (que responda a la estimación de vida útil con un margen suficiente) se pierde la
    garantía. Si el daño se produce antes de esa fecha o kilometraje es el fabricante el que debe responder de la
    reparación completa que proceda. Es frecuente, pese a todo, que si el usuario no ha mantenido el coche en la red
    oficial, el fabricante, pasada la garantía, no acceda a responder del daño.
    Si se hace el mantenimiento del vehículo en la red de la marca es el personal de esa red el que debe proceder,
    cuando se cumpla el plazo, a colocar una nueva correa. Si no hace incurre en negligencia y usted queda exonerado
    de responsabilidad. Pero si usted deja transcurrir el plazo de tiempo o el kilometraje estipulado por la marca para esta
    operación no intente reclamar.
    La periodicidad de sustitución de las correas de distribución varía de una marca a otra; varía, dentro de la misma
    marca, de un modelo a otro; puede variar, dentro del mismo modelo de la misma marca según la fecha de fabricación
    del motor. Si hablamos de kilometrajes hay marcas que hablan de 40.000 kilómetros como referencia para la
    sustitución mientras otras llegan a dar una vida útil a las correas de 160.000 kilómetros. Si hablamos de fechas, sin
    tener en cuenta kilometraje, hablamos de una franja de entre seis y ocho años como máximo; ya digo, con
    independencia del kilometraje.
    Es decir, que como en algunos otros aspectos, los fabricantes han vuelto la vista atrás y han redescubierto la cadena
    de distribución. No sé si es una manera de confirmar que cualquier tiempo pasado fue mejor; que no lo creo.
    Jorge Millana
     
    Última edición: 8 Dic 2009
  2. carens33

    carens33 Forero Activo

    Uno de los motivos del regreso de las cadenas es la tenmdencia general de introducir pequeñas cilindradas por la estricta norma anticontaminante euro 5.

    Actualmente las cilindradas de 1.4 litros con 120 cv en adelante es muy generalizada, y ello implica suficiente espacio en el vano motor para albergar los tensores y poleas que requieren las cadenas de distribución.
     

Compartir esta página